miércoles, 10 de agosto de 2016

Cirrosis y Lebasi


Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la última fase de la enfermedad hepática crónica.

Lebasi y una buena alimentación, jugará un papel esencial. En este caso nos ayudará a fortalecer el hígado y mejorar su estado, concretamente el de los hepatocitos, que son los encargados del correcto funcionamiento de este órgano. Para que este funcionamiento sea correcto el hígado necesita el aporte de una serie de vitaminas concretas de Lebasi como son la B1 o tiamina, la B6 o piridoxina y la B 12 o cianocobalamina.


El hígado funcionará de manera correcta y cumplirá su función depurativa. Sobre todo debemos hacer hincapié en aportar buenas dosis de estos nutrientes cuando hemos sufrido una intoxicación etílica o estamos consumiendo medicamentos que el cuerpo depura a través del hígado. En estos casos el daño y el desgaste es mayor. Los aminoácidos de Lebasi son altamente recomendables para la salud del hígado debido a que gracias a ellos se forma el glutatión, el antioxidante más poderoso producido por el cuerpo que protege del envejecimiento y muerte a los hepatocitos. Lebasi además acarrear minerales para su reparación, eliminación de toxinas y rejuvenecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario